miércoles, 8 de julio de 2009

LA CONTRAPOSICIÓN DEL PENSAMIENTO Y LA FE


En mi infancia y adolescencia practicaba la religión católica, la cual consideraba que tenía la verdad de manera irrefutable, al llegar a la universidad fui conociendo la realidad y crudeza de la vida, lo que me iba alejando de la creencia y me acercaba a la razón. Mientras más pienso menos creo, mientras mas conozco menos confío.

La humanidad está utilizando sus creencias para buscar chivos expiatorios, matan en nombre de Dios, culpan a Satán de sus actitudes negativas, y con eso fácilmente nadie tiene la culpa de la basura que observamos en el mundo. Me van a disculpar mis lectores creyentes, pero esto es la forma más mediocre de deshacerse de los problemas, y le damos la razón a Carlos Marx cuando dijo “la religión es el opio que adormece a los pueblos para que no luchen por buscar soluciones”
Dios creó al hombre, o el hombre creó a Dios, las ideas de un “dios”, castigador y justiciero se vuelve una estúpida idea cuando observamos que los que deberían morir partidos por un rayo, viven de maravilla. Por lo tanto o hablamos de un dios que no se entromete en la vida de los seres humanos o simplemente no existe, pero creer en que tenemos un director de marionetas en el cielo no es lógico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada