viernes, 5 de junio de 2009

Música y Cultura


Cuando caminamos por las calles de Cuenca, podemos observar la maravillosa arquitectura, su gente, la misma que aunque convive en el mismo lugar, es distinta y similar a la vez, como una interesante paradoja que solo la sociedad cuencana lo puede hacer.

El folklor, la tradición y la modernidad se funden en un solo conjunto de diversidad, la música es parte de todas las sociedades, y no es la excepción esta hermosa ciudad del Austro ecuatoriano.

El rock se convirtió en parte de la juventud cuencana entre finales de los 80 y en los 90, la Remigio Crespo, calle tradicional de la farra cuencana (aunque actualmente en decadencia) inundaba el sonido de los parlantes de cada auto con los riffs de bandas dedicadas al Rock n Roll, y de cuando en cuando sonaban las cuerdas en escenarios dedicados para la gente amantes de esta buena música.

Actualmente la juventud cuencana, se ha dejado absorber por las nuevas tendencias musicales, pero existen sobrevivientes de la “vieja guardia”, que todavía comparten el gusto por la música de calidad.

En la actualidad los rockeros tradicionales, de cabello largo y ropa oscura, somos los suficientes, para rescatar los sonidos que algunos se niegan a escuchar, el Metal y el Rock, para algunos ha sido una novelería, que ha pasado como una moda, pero en realidad es una cultura alternativa, que es parte de muchas sociedades, la que ha sobrevivido y continuará sobreviviendo rompiendo los esquemas y prejuicios que dicta la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada